UN POCO DE HISTORIA:

Fundada a comienzos de los 90 por la familia ARZUAGA-NAVARRO, las Bodegas que llevan su nombre son un ejemplo de dedicación y pasión por la tierra y el vino.

A FLORENTINO ARZUAGA le gustan los horizontes de Castilla donde aún se conservan espacios en los que la naturaleza y los animales viven libres de perturbaciones.

Allí, y cerca de un Duero silencioso, Florentino compró una finca que, por su dimensión, tiene horizonte propio. Luego vinieron las cepas, la bodega y después el vino; un tinto como a él le gustaba: con esqueleto pero elegante, rotundo y complejo a la vez.
Florentino Arzuaga lleva en su ánimo la tenacidad del emprendedor pero con la sensibilidad por la estética y la perfección.
A la vez que es un hombre sencillo y tímido, también es capaz de situar un tinto que lleva su apellido en la más suntuosa carta de vinos; y eso en breve tiempo.

LOS VIÑEDOS:

La calidad es el aspecto más mimado y cuidado en ARZUAGA-NAVARRO.
Esta atención se inicia en el viñedo, porque es imposible hacer un buen vino sin uvas sanas y de calidad. Aquí se cuida que los rendimientos sean muy limitados en sintonía con unos suelos de escasa fertilidad y el duro clima castellano, ya que una producción demasiado alta restaría concentración y calidad al vino.  La excelente calidad de sus uvas, premisa inexcusable del buen vino, el mismo con el que son cuidados los viñedos y la pasión en el trabajo han hecho que sus vinos sean ya unos de los más prestigiosos de la DENOMINACIÓN DE ORIGEN DE LA RIBERA DEL DUERO

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies